El efecto rebaño o por qué haces cola en la discoteca aunque luego esté vacía dentro

El efecto rebaño o por qué haces cola en la discoteca aunque luego esté vacía dentro

Los humanos somos de todo menos seres racionales, especialmente a la hora de consumir, contratar o depositar nuestra confianza en alguien. El efecto rebaño nos ayuda a tomar estas decisiones.

Te sonará familiar el estar haciendo cola en una discoteca y al entrar descubrir que no hay nadie. O estar de vacaciones, que llegue la hora de comer y en lugar de entrar en el primer sitio vacío que encuentres, ir al restaurante que tiene cola para entrar. Por algo será que hay gente esperando, aunque el resto de personas de la fila sean turistas y hayan seguido el mismo criterio que tú.

Es el efecto rebaño asociativo. Pertenecer a un grupo nos da seguridad, al ver gente esperando para entrar en un restaurante o una discoteca nos da la sensación de que acertamos con el sitio.

Apple trabaja muy bien el efecto rebaño asociativo, cuando tienes un iPhone, un iMac, etc. perteneces “su club”.

En mi opinión la empresa que mejor ha conseguido el efecto rebaño asociativo es Harley Davison. Sólo con leer el nombre de esta marca estás pensando en el estereotipo de sus clientes.

Otros tipos de efecto rebaño

Efecto rebaño disociativo

A veces queremos justo lo contrario: no pertenecer al grupo.

Hay gente que apoya a un grupo de música por no apoyar al contrario. O eres de los Beatles o eres de los Rolling. O si te gusta Justin Bieber no te gusta la música 🙂

El mundo de los deportes es una industria creada en base al efecto rebaño disociativo. Hasta tenemos términos como antimadridista o antibarcelonista.

Apple también ha conseguido este efecto de forma que hay gente anti-Microsoft o anti-Android. Apple lanzó unos anuncios en los que contrapone los productos de Microsoft (Windows) con los suyos y consiguen tanto el efecto rebaño asociativo como el disociativo.

Efecto rebaño aspiracional

Queremos liderar el grupo.

Cuando un vecino se compra el nuevo BMW, dos semanas más tarde otro vecino se comprará el mismo BMW pero un poquito superior y empezará una escalada de coches en tu parking.

Apple de nuevo consigue crear este efecto. Sus precios le posicionan en el mercado y ya vimos que los precios más caros suelen repercutir en mayores ventas. Todo el mundo se queja de los precios de Apple pero sus ventas no bajan.

Apple compite contra productos de joyería porque compiten por el mismo poder adquisitivo. La gente entre comprar una joya o un producto de Apple. Sus productos se han convertido en objetos de moda que a la gente le gusta lucir.

¿Identificas cuándo te dejas llevar por el efecto rebaño?

Cuéntanoslo aquí abajo.

Deja un comentario