Un motivo que te hace perder clientes

Un motivo que te hace perder clientes

Si como a la mayoría te da vergüenza decir tus precios, malas noticias: estás perdiendo clientes.

No te entiendo, ¿acaso te da pena cobrar por su trabajo?, ¿eres de los que lo cuenta todo acerca de su producto pero dejas el precio para el final?, ¿elaboras propuestas larguísimas y relegas el precio a la última página? Cuando en una tienda has tenido que preguntar el precio varias veces para que te lo dijeran, ¿te ha gustado? Entonces, ¿por qué haces lo mismo?

Ocultar el precio es un signo de inseguridad

Si el precio es el mayor obstáculo para vender es porque tú quieres. Dilo cuanto antes y le quitarás importancia, pospónlo y tu cliente pensará que ocultas algo.

Diciendo el precio sólo puede ocurrir algo bueno:

  1. Posibilidad 1: acortas la duración del proceso de venta
  2. Posibilidad 2: evitas perder el tiempo
  3. Posibilidad 3: tienes la oportunidad de proponer una oferta más adecuada

Para colmo, diciendo el precio al principio consigues que éste se perciba como una ventaja. “Si el precio no fuera adecuado, ¿por qué alardearías de ello?” es la reflexión subconsciente que hacemos como consumidores cuando vemos un precio destacado.

Si alguien se ofende por hablar de dinero es que no tenía pensado contratarte

Cuando le digo a un cliente que trabajamos con proyectos a partir de 20.000 € nunca me ha pasado que me responda “Qué pena, sólo tengo 19.000 €”. Más bien, lo que me dicen quienes no pueden contratarnos es que tenían pensado invertir 2.000 €. Una diferencia insalvable.

Si tu precio está en un +/- 20 % de lo que tu cliente tenía pensado invertir, te escuchará. Si tu precio supera en un 20 % la cuantía que tu cliente desea invertir, ni el más convincente de los discursos cambiará nada.

Te cuento un secreto

Los clientes te dirán que quieren precios baratos, pero no que jamás aceptarán productos baratos.

El precio es sólo una característica más del producto, eres tú, con tu mensaje, el que la convierte en la más importante… o lo contrario.

Y tú, ¿qué haces?

¿Cuándo dices tus precios? ¿te has atrevido a publicarlos en tu web? Cuéntamelo en los comentarios.

4 comentarios

  1. Gracias a vosotros, nunca he perdido un cliente por precio, en la página principal ya adelanta los precios bien claros 🙂

    1. El precio siempre es Clave, Jesús. Un abrazo.

  2. Está bien el artículo, y el precio se tiene que decir, aunque depende el producto o servicio en ocasiones primero hay que poner en valor el producto o servicio y luego el precio ya no será problema aunque se,diga al final, lo hago así en un servicio concreto con un ratio de cierre de 98%

    1. ¡Qué buen ratio de cierre Juan!

      Gracias por tu comentario.

Deja un comentario